Prevencion de riesgos laborales en Madrid Contáctanos-91 744 05 90 Siguenos en Twitter! Siguenos en Google+! Siguenos en Linkedin!
Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información: Saber más

Acepto

ALIMENTACIÓN SALUDABLE

ALIMENTACIÓN SALUDABLE

 Las horas que hoy dedicamos al trabajo y al ocio, el aumento de nivel de vida y la oferta gastronómica fuera de casa hacen que dediquemos mucho menos tiempo a la comida casera, dirigiéndonos a comida rápida y platos preparados. Se comen más grasas poco saludables y menos alimentos frescos, lo que lleva a algunos de los problemas antes mencionados (estreñimiento, obesidad, diabetes, hipertensión y caries, entre otros.)

En el otro extremo, aunque simultáneamente, se ha instalado un ideal de belleza y un culto al cuerpo que incita a la delgadez y a dietas milagro perjudiciales para nuestro organismo, desembocando a veces en bulimia y anorexia.

La única forma efectiva de prevención conocida ante la mayoría de estos problemas es la educación y la creación de hábitos correctos en la infancia en cuanto a la alimentación y el ejercicio físico.

 

COMPRA SALUDABLE

 

Qué duda cabe. Una alimentación sana comienza en el mercado. A continuación te damos unos cuantos consejos para que los buenos hábitos lleguen a tu carrito.

 

  1. Antes de salir de casa, planifica dentro de lo posible cuáles son tus necesidades reales, qué comidas vas a hacer en los próximos días y cuánta cantidad se va a consumir en tu casa. En otras palabras, no salgas de casa sin hacer la lista de la compra. Evitarás compras innecesarias y productos que se echan a perder por falta de planificación.

     

  1. Mira siempre las etiquetas. Revisar siempre la información nutricional nos hará conscientes de qué es lo que estamos comiendo. Además, en caso de intolerancias y alergias alimentarias, este paso es esencial.

     

  1. Siempre lo hemos oído, y es algo muy importante. No vayas a comprar con hambre. Evitarás compras impulsivas. Siempre es mejor ceñirse a una lista de la compra.

     

  1. Revisa siempre el buen estado del producto. Si los envases están dañados o la fecha de caducidad se ha sobrepasado, el producto puede estar contaminado por bacterias u hongos.

     

  1. Compara. No sólo por el precio, que ya es un buen motivo, si no porque productos similares pueden variar en cuanto a algún ingrediente que lo haga más o menos saludable.

     

  1. ¡No te dejes llevar por la tentación de las ofertas! Una vez más, recuerda que hay que ceñirse a la lista que hemos hecho en casa.

     

  1. Se debe tener en cuenta la estacionalidad de los productos frescos. Toda fruta y verdura de temporada está en su mejor momento. Es más sabrosa, aromática y además barata. Sus cualidades nutricionales también estarán en su punto óptimo.

     

  1. Trata bien tu comida. Esto implica colocarla bien en el carro, con los productos resistentes al fondo y los más delicados encima. Así protegeremos la integridad del envase y evitaremos contaminar el producto. Separa, además, los productos comestibles de los que no lo son (droguería, cosmética…) para evitar desafortunados accidentes que estropeen tu comida. También hay que tener en cuenta no romper la cadena de frío. Para ello, comienza a hacer tu compra por los alimentos que se mantienen a temperatura ambiente. Luego pasa a los refrigerados y escoge por último los congelados. ¡Las bacterias en se multiplican rápido cuando un producto refrigerado pasa a temperatura ambiente durante demasiado tiempo!

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar